La Galana y Ameal de Pablo

La Galana y Ameal de Pablo
Ruta: Plataforma de Gredos, Prao de las Pozas, Canal del Collado de la Vereda del Rey, Laguna Grande, Canal de Isabel II, Venteadero, La Galana 2.564m., Canal Oeste del Ameal, Ameal de Pablo 2.498m..

15 de Octubre de 2012


Me llamó el amigo Sergio para aprovechar que en Ávila era la fiesta de La Santa. Así que no tardamos mucho en organizar una buena ruta. Y encima solitaria ya que era lunes.


Quedamos en la Plataforma de Gredos, donde las temperaturas ya indican que el invierno está a la puerta.


En la plataforma solo estaban, a parte de nuestros coches, una furgoneta que creemos que es del refugio y un coche.


Comenzamos a andar por la archiconocida senda empedrada de la Laguna Grande.

Según llegábamos al Prao de las Pozas el día comenzaba a amanecer.


Decidimos que no nos apetecía mucho ir por la senda normal y subir Los Barrerones, así que en el Prao de las Pozas nos salimos en dirección Sur por la Cuerda del Refugio del Rey.


Al llegar a la altura de las Lancheras de las Pozas bajamos a la Garganta de las Pozas, donde había alguna parte congelada.


Garganta de las Pozas.


Cruzamos la garganta y nos dirigimos hacia la canal por la que sube la Vereda del Refugio del Rey.


La canal se sube muy bien y no es excesivamente larga.


Una vez en el collado damos vista a los dos objetivos del día, el Ameal de Pablo a la izquierda y La Galana a la derecha. Entre los cuales están el Risco Moreno, Punta Esperanza, y el Cerro de los Huertos.


Y mas a la izquierda el todopoderoso Almanzor.


Desde el collado comenzamos a bajar en dirección a la Senda de la Laguna Grande a la altura de la antigua Majada de Adrián, dejando a nuestra izquierda los Altos del Morezón con sus Palas Amezúa.

Esta zona es historia de Gredos, ya que aquí montó su campamento base el gran Manuel González de Amezúa, el que en 1899 realizó la primera ascensión documentada al Almanzor, aunque Antolín Blazquez, ganadero y guarda pudo haber ascendido antes. Lo que si está claro es que si hizo la primera invernal en 1903. Y también realizó muchas más primeras ascensiones.
Y la Majada de Adrián era una antigua majada de la que ya no queda nada, en la que en años pasados vivió un tal Adrián.

Una vez en la Laguna Grande nos sorprendió unos cuantos machos que estaban esperando para darnos los buenos días.


Vistas del Ameal de Pablo, Risco Moreno, Punta Esperanza y Cuchillar del Cerro de los Huertos.


Reflejo en la laguna.


Continuando por la senda llegamos al Refugio Elola, donde a la puerta hicimos una paradita.


Las nubes y el contraluz en el Cuchillar de Cerraillos dan un ambiente especial.


Tras la parada continuamos nuestra marcha. Aquí teniamos varias opciones, una era continuar en dirección Oeste en dirección a la Canal de los Geógrafos o Canal Este del Ameal o continuar por el arroyo que alimenta la Laguna Grande en dirección a la Hoya Antón. Nosotros escogimos esta última opción.

Una cabra nos muestra el imponente Ameal de Pablo.


Charca Esmeralda. Siempre me resulta agradable encontrármela.


Contraluz de Sergio con los Hermanitos de fondo.


Una vez en la Hoya Antón nos dirigimos hacia la Canal de Isabel II para subir al Rellano del Ameal.


Dentro de la canal, la primera parte es bastante bonita al encajonarse, hay un par de pasos que hay que hacer unas sencillas trepadas.


A la salida de la canal damos vista a la Esbelta Doncella (La Galana).


Y al, aún mas imponente desde aquí, Ameal de Pablo.


Decidimos ir primera a La Galana , así que nos encaminamos por la canal en dirección al Venteadero.

Una vista atras.

Almanzor y el solitario pero precioso Risco del Venteadero desde el Venteadero.


Vistas hacia la vertiente Sur, con los valles de la Garganta del Sauce, Sierra Llana, Sierra del Barco y Sierra de Candelario al fondo.


En el Venteadero nos encontramos con el dueño del otro coche que estaba en la plataforma. Se trata de Sebastian, un agradable polaco que está viviendo desde hace años en Plasencia. Desde aquí se une a nosotros, o nosotros a él, y continuamos la ruta juntos.

Bordeamos la antecima de La Galana por el Este y destrepamos a la famosa Muesca.

Laguna Cimera de Cinco Lagunas desde La Muesca.


Y desde La Muesca ya solo queda la trepadita a la cima.
La trepada puede impresionar por la caída que hay en algunos sitios, pero con cuidado se hace muy bien y tranquilamente.




Desde debajo de la cima damos vista también a la pequeña Laguna del Gutre y al bonito Pico de la Doncella, que tan buenos recuerdos me trae del invierno pasado.


En el último paso para llegar a cima, el normal que queda expuesto a la vertiente de Cinco Lagunas estaba congelado y muy peligroso, así que nos decidimos subir por la trepadita normal en invierno, que es una fisurita fácil que está justo enfrente según se sube y en el que hay nuevos cordinos.

Sergio y yo en la cima de La Galana 2.564m.


Y aquí el compañero Sebastian.


Despues de disfrutar de las preciosas vistas tocaba destrepar.



Saliendo de La Muesca.


Volvimos a bajar al Rellano del Ameal y desde allí nos fuimos hacia la vertiente Oeste de la Canal del Ameal, que separa a éste del Risco Moreno.


Impresionante pared del Risco Moreno, un sueño que algún día espero realizar.


Desde la portilla un pequeño senderito trazado en la pared con alguna facilísima trepada nos lleva primera en dirección Este para luego acabar subiendo en dirección Oeste.


Último paso antes de llegar a la portilla de la cumbre.

El Ameal de Pablo cuenta con tres cimas destacadas, la verdadera cima dicen que es el famoso Yunque, el cual está a la izquierda de la portilla, pero es innacesible sin material de escalada, e incluso con él es dificil ya que no hay practicamente sitios para poner seguros.
Nosotros realizamos la trepada en dirección al Yunque, pero en vez de subir a él subimos a una antecima que hay al Este de él.


Y esa es para nosotros la cima del Ameal de Pablo 2.498m., e incluso es una de las que se consideran cima.


Vistas desde la cima.


Enfrente nuestro el Yunke, un escaso metro nos separa en altura de la auténtica cima.


La Galana desde la cima.


Yo en la cima. Se ve la trepadita que hay que hacer desde la Portilla del Yunke.


Tras disfrutar de la cima tocaba bajar de nuevo.


Si uno se pone a mirar las paredes del Ameal puede ver alguna roca en forma de cara. Esta sería una cara gritando, que recuerda a la leyenda del Ameal de Pablo, la cual cuenta que esta montaña la formo un tal Pablo con los cadáveres de las personas que osaban adentrarse aquí en venganza por haberle quemado el granero.


Ahora de nuevo en el Rellano deshicimos nuestros pasos hasta la Laguna Grande.



Y ahora sí, nos tocó continuar por la Senda de la Laguna Grande y con ello subir los famosos Barrerones.


Y así regresamos a la Plaforma con una ruta preciosa y dos cimas míticas en nuestra mochila.


2 comentarios:

sergiogonzalezrod@gmail.com dijo...

Compañero, la primera de muchas.... esto es un profe, un parado y un cura, que se encuentran en Gredos... parece un chiste

Jairo dijo...

jajajaja y un buen chiste! parece mentira...

Nota importante

Las descripciones de las rutas del blog, son totalmente subjetivas, basándose únicamente en las apreciaciones, percepciones y sensaciones del que suscribe, y analizando lugares, pasos, dureza, dificultad, etc. bajo su único punto de vista, que en ningún modo tiene por qué coincidir con el de otras personas.
Estas descripciones no pretenden ser en ningún momento una referencia plenamente fiable, sino una referencia meramente orientativa y no necesariamente válida.
Si decides realizar alguna ruta documentate además en libros y guías especializados sobre la zona en donde encontrarás una mayor y seguramente mejor información.
Son exclusiva responsabilidad de quien pudiese utilizar esta información los posibles percances que pudiera sufrir como consecuencia del desarrollo de una actividad basada en el uso de esta descripción.