Canal del Novillero y "Desafile Extremo" al Cabeza Nevada

Canal del Novillero y "Desafile Extremo" al Cabeza Nevada
Ruta: Navalperal de Tormes, Garganta del Pinar, Canal del Novillero (W), Novillero, Cuerda Norte del Cabeza Nevada, Cortado del Cabeza Nevada, "Desafile Extremo", Cabeza Nevada, Pradera del Cervunal, Navalperal de Tormes

2 y 3 de Enero de 2013


Croquis (foto de 2009 desde las Navazuelas)


Croquis en foto del día de la ruta.



Y allí arriba estábamos, con lagrimas de hielo, de sudor, de alegría, de rabia contenida, el camino había sido mágico y la recompensa estaba ante nosotros.... lo habíamos conseguido.


Tras muchas llamadas y aplazamientos por fín se dio el dia de la ruta, justo despues del año nuevo.

Quedamos Alberto, Porras y yo en el nuevo aparcamiento de Navalperal de Tormes, nos preparamos el material y emprendimos una nueva aventura, queriamos intentar "reinventar" nuestro querido Ca2.

Cruzamos el puente sobre el Rio Tormes y continuamos por el camino de la derecha, el cual pasa por unas majadas, donde casi siempre nos espera el ya conocido perro guardian.


Llegamos a otro cruce y tomamos otra vez el de la derecha, que nos lleva a otro puente, este cruza la Garganta de Gredos.

Mas adelante llegamos a otro cruce con un cartel, nosotros seguimos rectos.


Cruzamos otro pequeño puente y llegamos al triple cruce, el de la izquierda va a la Laguna Grande, el de enfrente a la cuerda del Cervunal y el de la derecha a las Cinco Lagunas. Lo normal habría sido seguir por la cuerda, pero como queriamos reinventar un poco esta ruta tiramos por el camino que acompaña a la Garganta del Pinar en dirección a Cinco Lagunas.

Porras y Alberto echando el ojo al gran coloso a por el que vamos.


Hasta las fuerzas de la naturaleza ceden para mostrar en todo su esplendor esta bella montaña.


Unas cuantas cabras nos salen a saludar con un telón de fondo inmejorable. Se agradece.



Continuamos paralelos a la Garganta del Pinar por el cómodo camino y llegamos al Chozo de la Barranca.


Al sol hace calor, pero a la sombra nos quedamos helados, asique paramos muy poco y entre risas y tonterias varias continuamos nuestra marcha.

Subimos la cuestecita que hay detrás del chozo y a la izquierda ya damos vista a los picos del Novillero y a la canal que sube entre medias, que es la que vamos a usar para ganar la cuerda.


La cascada que hay por debajo de la Laguna Majalaescoba no está aún formada.


Y en este punto, justo a la altura de la cascada y antes de llegar a la Laguna Majalaescoba, abandonamos el sendero de Cinco Lagunas y comenzamos a caminar en dirección Este hacia la entrada de la canal.


La canal ya vemos que está con poca nieve, pero aún así la vamos a subir, ya que nunca hemos visto en ningún lado como es.



 La primera parte se sube perfectamente sin crampones, aunque hay que tener cuidado porque hay placas de hielo tapadas y mucha roca resbaladiza.


E la parte media ya empieza a verse algo mas el hielo, lo que nos hace equiparnos con crampones y sacar los piolets para asegurar y practicar un poco para el dia siguiente.




Casi en la parte final vemos un bloque empotrado, se puede salvar por la izquierda, pero ya que estamos pues lo intentaremos por la derecha.


Iba a subir primero, pero en un parpadeo me encuentro a Alberto ya equipado y preparado para subir, asi que no me queda otra que asegurarle, para otra vez estaré mas rápido.

El paso se hace bastante dificil, porque la nieve se cae y hay que hacerlo todo en mixto gancheando fisuras.


Una vez Alberto arriba monta reunión y subimos nosotros.


Ahora es el turno de Porras.


La canal tiene un peligro al que hay que prestar bastante atención, y es que las rocas se caen casi todas al pisarlas, de hecho no le tiré a Porras una gran piedra porque me dió tiempo a pararla....


Ya llegamos al collado final de la Canal del Novillero.


Desde donde vemos ya perfectamente nuestro objetivo. Hay muy poca nieve, pero habiendo ilusión y ganas hay ya mucho ganado.


Para dormir decidimos cruzar el valle e ir a dormir a la otra cuerda, la norte.


Vistas hacia el Norte de la Laguna del Cervunal, ahora bastante llena.


Buscamos un rellano y montamos rapidamente la tienda, que la noche se nos echa encima.


Y ahora, pues a derretir nieve y a preparar la cenita.


Los tres locos.


Se hace la noche y los pueblos del norte nos muestran su esplendor.



La noche fue bastante mala. Pasamos hasta calor porque dormimos muy apretados, pero no se porque dormimos muy poco y muy de vez en cuando.


A la mañana siguiente en cuanto el sol empezaba a hacer acto de presencia empezamos a recoger y prepararnos para el gran día.


Amaneciendo.


Desde el rellano en el que dormimos salia una pequeña pala de nieve que nos iba a ayudar a empezar a ganar altura casi sin esfuerzo.


La luna nos guiaba.


Una vez dimos vista al cortado de la cara NorEste, ya solo quedaba ir a por él.


Parecía mas fácil, pero debido al verglass de las rocas y el hielo se hizo un poco duro el avanzar por esta zona.


Una vez en la boca de la canal ya no quedaba otra que subir, no sabiamos lo que nos ibamos a encontrar, ni siquiera si iba a tener salida por arriba, pero lo queriamos averiguar.


Casi nada mas empezar nos encontramos el primer resalte, así que cuerda fuera y este le toca a Porras.


Porras buscando un buen sitio para asegurarnos.



Alberto subiendo el primer resalte.


Que buen sitio eligió Porras para montar la reunión, con nevera para guardar los piolets.


La reunión estaba montada a los pies de otro resalte de roca, este me tocaba a mí, asi que arriba.

Alberto subiendo el segundo resalte.



Una vez pasamos todos el segundo resalte llegamos a una pequeña línea de hielo acompañada de resalte, este le toca a Alberto.



Como la cuerda que llevabamos era corta subimos los tres la línea de hielo y desde ahí aseguramos a Alberto el mayor paso de fe de la vía.


El principio se las tenía pero se subía bien, pero mas adelante había que bordear una roca por un pasito muy estrecho y con solo el apoyo de un piolet en una regletita típica de escalada deportiva.


Yo empezando subir este tercer resalte.


Una vez llego a la altura de Alberto llego al cuarto resalte, me vuelve a tocar a mí.


Una vez subido el pequeño resalte llego a una pala de nieve por la que subo facilmente hasta otro pequeñito paso de roca tras el cual monto reunión.

Porras pasando el pequeño paso de roca final.


Y ahora le vuelve a tocar a Porras el quinto y último resalte, parecía que ya veíamos la luz al final del túnel.



Sube Porras y nos dice que está en la cresta final, asi que vamos corriendo hacia arriba.

La salida de la vía.


Los máquinas recogiendo el material mientras yo hacía como que sacaba fotos.


Las vistas inmejorables...

Dijo una vez Maurice Herzog: “No es más quién más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente”.
Que gran verdad.
Sabemos que no somos grandes alpinistas, ni siquiera destacamos por encima de nadie, somos unos simples pisapraos un poco locos, pero en ese momento eramos los mejores del mundo, por lo menos para nosotros, y eso ya no nos lo va a quitar nadie....


Cima del Cabeza Nevada, nuestro querido Ca2.


Vistas del Almanzor, La Galana, Riscos del Gutre..


Tras las celebraciones comenzamos a bajar, ahora por la ruta normal, para recoger las mochilas.


Y ya solo queda bajar por la cuerda sin problemas....bueno, sin problemas no...

Chozo del Cervunal.


Una vista a nuestro cortado.


Nadie puede negar lo impresionante de esta montaña.



 Y con las últimas luces llegamos al triple cruce del día anterior, ya solo queda deshacer los pasos hasta el aparcamiento.


Y así pusimos punto final a un sueño que ya duraba varios años, las condiciones no eran las mejores, pero así nos pusimos un poco a prueba. Y demostramos que nieve poca o mucha algo hay, y que siempre se pueden hacer cosas interesante, solo hay que decidirse.

1 comentario:

Becki dijo...

uuuuf... envidia sana!!! :)

Nota importante

Las descripciones de las rutas del blog, son totalmente subjetivas, basándose únicamente en las apreciaciones, percepciones y sensaciones del que suscribe, y analizando lugares, pasos, dureza, dificultad, etc. bajo su único punto de vista, que en ningún modo tiene por qué coincidir con el de otras personas.
Estas descripciones no pretenden ser en ningún momento una referencia plenamente fiable, sino una referencia meramente orientativa y no necesariamente válida.
Si decides realizar alguna ruta documentate además en libros y guías especializados sobre la zona en donde encontrarás una mayor y seguramente mejor información.
Son exclusiva responsabilidad de quien pudiese utilizar esta información los posibles percances que pudiera sufrir como consecuencia del desarrollo de una actividad basada en el uso de esta descripción.