Como vestirse en montaña. Teoría de las capas

Muchas veces hemos oído hablar de la famosa Teoría de las tres (cuatro) capas. Pero dentro de cada capa hay un mundo, a ver si podemos completar un buen libreto.

Antes de nada, unas pequeñas explicaciones y aclarar que ninguna prenda nos da calor, lo que hacen es guardar mejor o peor nuestro calor corporal.

Causas de la perdida del calor corporal.

Nuestro cuerpo produce calor, el cual se pierde de diferentes formas y cuando la cantidad de calor perdida es mayor de la que podemos generar, entonces aparece la conocida sensación de frío.
La sensación de frío no solo nos la indica la temperatura, el viento juega un papel muy importante en este tema, ambos se unen para crear lo que se conoce como Sensación Térmica. Este valor, es medible y resulta de la suma temperatura+viento, este dato da el valor real de temperatura a la cual se verá sometido nuestro cuerpo.

Por lo tanto, cuando la sensación de frío nos invade, es que hemos perdido calor, y esta falta puede haber sido producida por cualquiera de las causas siguientes:

-Conducción: El calor pasa de un medio a otro por contacto entre ambos. El más cálido cede calor al más frío, como sucede cuando nos sentamos encima de una piedra fría.
-Convección: Cuando el aire frío penetra y circula por el interior de nuestras prendas nos arranca literalmente el calor, por ello es conveniente cerrar bien el cuello de la cazadora, los puños.
-Transpiración: Al realizar un ejercicio físico y por consiguiente sudar, tendemos a evaporar esa humedad que sale por nuestra piel produciéndose una pérdida de calor.
-Radiación: Al igual que el sol, una estufa o una hoguera, nuestro cuerpo también irradia calor al exterior, que perderemos si no nos aislamos del exterior.

Teoría de las capas.

La experiencia nos demuestra que es mucho mejor llevar varias capas finas que una gruesa, no solo por la creación de barreras térmicas a base de aire entre las capas, sino por que además la polivalencia de este sistema nos va a permitir poner o quitar más prendas según lo necesitemos, consiguiendo en todo momento una apropiada regulación térmica.

 La estructura de las capas es la siguiente:
-Prendas interiores (Primera capa)
-Prendas intermedias, que pueden ser más de una (Segunda capa)
-Prendas exteriores (Tercera capa)
-Prendas de refuerzo térmico (Capa extra)

-PRIMERA CAPA (funcional)

 Son las que están en contacto con la piel siendo de tacto agradable y tejida con hilaturas de baja conductividad térmica, ofreciendo una barrera aislante que mantiene el calor corporal alejando de la piel la humedad generada por la transpiración consiguiendo en todo momento que tengamos una sensación de calor seco no agobiante, evitando que nos quedemos fríos.

Características: Las composiciones más frecuentes son el polipropileno, poliester, la clorofibra u otros derivados sintéticos. Sus gruesos pueden ser variables y la elección dependerá del rigor climático.
Así tenemos diversos gramajes según el tipo de actividad “ligera”: 100-150 g/m2, “térmica” + de 150 g/m2 con un mayor aislamiento térmico; así, si nos desplazamos a una zona muy fría deberemos escoger una prenda más gruesa que almacene más cantidad de aire cálido, y si nos encontramos en una zona cálida buscaremos mejor una prenda fina, con estructura de malla para permitir que la transpiración se evacue lo más rápidamente posible y estemos siempre secos. Generalmente este tipo de prendas suele eliminar muy bien tanto la transpiración en forma de vapor como de líquido, pesan poco y secan muy rápido.

Recomendaciones: Deben adquirirse justas y lo suficientemente largas como para cubrir con holgura la parte de los riñones. Podemos elegir entre dos piezas o una (mono), aunque las dos piezas son más prácticas. La primera capa de nuestra vestimenta, debe cumplir entre otras las siguientes condiciones:

Evacuación perfecta del sudor y la humedad.
Permeable al aire.
Agradable al tacto y antialérgica.
Fácil de lavar.

Diferentes acabados el mejor el Power dry de Polartec: (basado en el fenómeno de capilaridad mediante el cual el sudor pasa de la cara interna de hilos más gruesos, a la exterior de hilos más finos donde se extiende para facilitar su evaporación), TecBase de Sprayway, Dry flo de Lowe Alpine, Capilene de Patagonia, poliéster serie 100, 200…, el coolmax para el verano con un tejido abierto tipo “nido de abeja " que facilita su evaporación al ser ventilado.

Prendas interiores: “térmicas”: confeccionadas con fibras huecas que conservan el aire caliente haciendo de aislante, poliéster, poliamida; dicen que aprovechan la electricidad estática (-) que produce el roce con la piel generando calor, pero esto no está claro…
Son “hidrofobas” no absorben el agua/sudor: clorofibra, polipropileno, coolmax (poliéster)
Hidrófilas (absorben el agua): algodón (cómodo y tacto agradable) pero poco práctico durante la actividad ya que absorbe el sudor, y pierde la capacidad de aislamiento al estar húmedo, ideal para el descanso tras la actividad física.
Seda (“caliente en invierno, fresca en verano”) tiene el problema de absorber agua.
Lana termógena. Es lana con poliéster + capacidad térmica – absorción de agua.

-SEGUNDA CAPA (aislante)

 Constituyen la capa que va a desarrollar la labor más intensa en cuanto a aislamiento térmico, reteniendo el calor corporal entre las diferentes capas de aire que se forman, favoreciendo la evacuación de la humedad. Y conviene que sea impermeable y/o que detenga el viento.

Características: El forro polar es la prenda más recomendable, tiene un poder de retención del calor óptimo (aislante), magnífica transpiración, seca rápido, pesa poco, ocupa poco, repele el agua, buena resistencia mecánica, con respecto a las fibras naturales su mantenimiento es sencillo.

Los plumíferos proporcionan excelentes prestaciones en cuanto a aislamiento térmico, pero su inconveniente principal es que son muy voluminosos y resultan aparatosos, en situaciones de mucho frío son muy recomendables.

Recomendaciones: La elección de una prenda u otra es personal, pero en el momento de elegir una u otra prenda debemos observar los siguientes detalles:


Deben permitir toda clase de movimientos.
La chaqueta permite una mejor regulación térmica que el jersey, al poder abrir del todo la cremallera.
El pantalón es recomendable que sea elástico que absorba poca humedad.
El cuello debe proteger sin molestar.
Los refuerzos en hombros y codos, bolsillos y cierres elásticos deben estar confeccionados en materiales que no absorban el agua.
Si elegimos mono o peto, éstos deberán estar provistos de cremalleras posteriores para realizar nuestras necesidades.
Dos o tres prendas finas mejor que solo una gruesa.
Una buena combinación es: un chaleco de plumas y un forro.
Lavar en agua fría y con detergentes para prendas delicadas, siguiendo las instrucciones del fabricante.
No guardar las prendas sujetas a compresión.

-Prendas que utilizan rellenos de:

-Fibra: normalmente poliéster y polipropileno con estructuras huecas, imitan a la pluma con un menor coste.

Ventajas: no pierde poder aislante con la humedad, secan rápido, mantenimiento sencillo, menor coste. Tipos: Dryloft, Prymalof, Thermastat, Hollofil, Quallofill 300, 400 gr/m2
inconvenientes: antes menor capacidad de compresión y térmica, menor durabilidad por apelmazamiento de sus fibras, ahora se logran fibras de mayores prestaciones cuyo único inconveniente es el coste

-Pluma/Duvet: pluma y mejor el plumón por su excelente capacidad aislante. La mejor calidad “térmica“ la da el plumón de Oca, del cuello y pecho por su mayor volumen a igualdad de peso; Su calidad se mide en cuins que es el volumen que ocupan 28.5 gr. de pluma. Los buenos plumíferos dan valores superiores a 550 cuins.

*Las prendas Soft Shell se usa como segunda o tercera capa y busca alta transpirabilidad, capacidad aislante (corta-viento e hidropelente -no son totalmente impermeables-) y comodidad al vestir.

-TERCERA CAPA (impermeable y cortaviento)

Constituyen la última capa, la que nos protegerá del rigor exterior, es decir, del viento y la humedad, sea del tipo ambiente, lluvia o nieve.

Características: Pueden estar confeccionadas con relleno o sin él, siendo más polivalentes las últimas, deben presentar cualidades impermeables-transpirables y sus costuras tienen que estar siempre termoselladas.

Los mejores materiales no tienen porque determinar si una prenda es buena. Muchas veces un simple detalle no técnico, supondrá un gran inconveniente en situaciones extremas. Por todo esto, un bueno diseño y una correcta confección serán imprescindibles en una prenda exterior.

Las prendas exteriores, más efectivas suelen estar confeccionadas con algún tipo de membrana, y éstas se confeccionan principalmente en dos o tres capas.

-Dos capas. Consta de un tejido exterior, soporte, más la membrana. Llevan un forro interior de protección que debe de introducirse durante la confección de la prenda. Son muy permeables, pero su característica principal es su elevada transpirabilidad.

-Tres capas. En este caso va pegada entre el tejido exterior y uno interior. Se reconoce fácilmente porque se ve el termosellado de las costuras por la parte interior. Son muy resistentes a la abrasión, altamente impermeables pero tienen hasta un 35% menos de transpirabilidad frente a las dos capas.

En las terceras capas debemos mirar que sean impermeables y transpirables:

-Impermeable: Se valora con el test de Schmerbereg o de "la columna de agua" . Partiendo de una columna de agua contenida en un envase de 1 cm² de sección, se incrementa la altura de dicha columna de agua hasta que se consigue traspasar el tejido con el líquido.

Una columna de 10.000mm (10 m) ejerce una presión de 1 Kg por cm².
Según la norma ISO, un tejido es impermeable si resiste una columna de agua superior a 15.000mm (15 m).

Esta norma utiliza los PSI (libras x pulgada cuadrada) para medir la resistencia estática de un tejido a la presión de agua. Cuanto más alto es el valor, más impermeable es el tejido. Las equivalencias aproximadas serían:

•10-15 PSI = 5.000mm

•25-30 PSI = 10.000mm

•+40 PSI = 20.000mm

Diremos que a mayor columna de agua, mayor impermeabilidad. En consecuencia, será más difícil que la presión que ejerce la mochila sobre los hombros de nuestra prenda consiga hacer traspasar la membrana y que el peso de nuestro cuerpo al sentarnos o apoyarnos rodilla en tierra produzca el mismo efecto sobre el pantalón de membrana.

Es recomendable que la columna de agua ronde los 20.000 como mínimo.

-Transpirable:

Se miden con el test de transpirabilidad RET.

El cuerpo humano en reposo produce unos 0,75 litros de agua al día en forma de vapor.

Durante una actividad moderada expulsamos 0.5 litros/h., en intensa 1litro/h.
Los fabricantes expresan la transpirabilidad del tejido en 'gr/m² en 24 h'. Sabiendo que una prenda tiene unos 2,5 metros cuadrados de superficie media, podremos llegar a calcular la transpirabilidad total aproximada.
El RET (Resistant to Evaporation Transfer) mide la resistencia de los tejidos a dejar pasar la transpiración. Cuanto menor sea este valor, mejor es la transpirabilidad. A modo de ejemplo, un valor igual o inferior a 60 RET es extremadamente transpirable. La prueba RET con placa calentadora mide la resistencia del tejido a trasmitir el vapor de agua a través de él. O sea mide la fuerza con la cual el material impide el paso de la molécula de sudor.

Cuanto menor sea el valor Ret: (m2 Pa/W, resistencia a la molécula de agua) mayor será la transpiración. Según la clasificación del instituto Hohestein, la transpiración es excelente cuando el valor se sitúa entre 60 y 130 un windstopper de Gore, otras membranas 200....


Las prendas exteriores se dividen en chaquetas, pantalones, petos y monos:

-Chaquetas. Protegerán la parte superior de nuestro cuerpo. Es la prenda más importante de todas, ya que su mala transpiración o baja impermeabilidad incidirán en un exceso de humedad en el interior que se traducirá en ropa interior mojada, enfriamiento corporal, posibles contracturas… Como características principales tendremos:
Capucha amplia, con visera, regulable e integrada con la chaqueta.
Bolsillos interiores y exteriores de fácil acceso y amplia capacidad.
Ceñidores de cintura y bajos con cordón elástico.
Es muy recomendable que lleven cremalleras axilares, para conseguir una mayor refrigeración en caso de necesidad.

-Pantalones. Protegerán las piernas del exterior. No es excesivamente importante que transpiren al máximo, ya que como deben de estar provistos de cremalleras laterales, en caso de necesidad, podemos abrir éstas para facilitar la salida de la transpiración y así refrigerarnos. Los pantalones deben de:
Disponer de cremalleras laterales que permitan ponerlos y quitarlos sin levantar los pies del suelo.
Presentar refuerzos en rodillas, bajos interiores y en el trasero.
Puede ser muy útil para situaciones de nieve que disponga de una polaina integrada.
Su diseño debe facilitar las necesidades fisiológicas.
-Petos. Son pantalones con tirantes que llegan casi hasta la altura del pecho. Deben cumplir las características de un pantalón y generalmente suelen ser más calientes.
-Monos. Son piezas de cuerpo entero de idénticas cualidades que las chaquetas y pantalones, y además deben de llevar siempre una cremallera trasera para poder realizar las necesidades sin tener que quitarse nada.

Recomendaciones: A la hora de elegir una prenda exterior observaremos los siguientes detalles:

Uso que le vamos a dar.
Tejido de elaboración y sus características.
Controlar el número de costuras y su termosellado.
Escoger una talla que nos permita vestir otras prendas por debajo, pero sin que sea excesivamente holgada, ya que es más cantidad de aire a calentar y más susceptible de engancharse en cualquier sitio.
Estas prendas deberán ser lavadas utilizando jabones especiales en agua fría, sin retorcer, frotando con suavidad y secándolas a la sombra, seguir las recomendaciones de los fabricantes.
Deberán estar en el menor tiempo posible comprimidas, y se deben guardar secas y estiradas.

*Las prendas Soft Shell se usa como segunda o tercera capa y busca alta transpirabilidad, capacidad aislante (corta-viento e hidropelente -no son totalmente impermeables-) y comodidad al vestir.

- CAPA EXTRA. CUARTA CAPA (refuerzo térmico)

Esta capa es de refuerzo térmico para casos de mucho frío o largas paradas, como por ejemplo en escaladas, por eso la mejor opción son las llamadas Chaquetas de Reunión.

En caso de frío seco, las chaquetas con relleno ofrecen un excelente aislamiento térmico, pero si la actividad es muy intensa podrían ser demasiado calientes; por eso, son más adecuadas en las paradas o en acampada, como por ejemplo de noche junto con el saco de dormir.

Sepamos mas de las chaquetas de reunión gracias a www.landher.net

-¿Qué son?
Este tipo de prendas se idearon con una finalidad muy técnica y concreta; ofrecer protección térmica a los escaladores en vías alpinas de dificultad, donde hay que escalar a largos. Es evidente, y a todos nos ha pasado, que cuando se escala una vía invernal, con el sistema tradicional de tres capas, éste funciona mientras te mantengas en movimiento, pero las paradas en las reuniones se convierten en un suplicio.

Tener que quitarse la chaqueta, la mochila e incluso el arnés, para meter dentro un forro, y volver a colocar el impermeable, arnés y mochila, es incómodo o incluso imposible en vías verticales. Por eso, se pensó una prenda que se coloca sobre todo lo demás, a modo de cuarta capa.

-¿Cómo funcionan?
Parece claro entonces habrá que ponerla sobre una prenda mojada, pero ésto no será problema, porque precisamente por eso, el relleno es sintético, y no de pluma. El efecto de retención de aire caliente se hará de todas formas, y aunque se moje, el diferencial de temperaturas interior-exterior hará que el conjunto funcione adecuadamente.

Claro, esto es válido para condiciones de mucho frío, donde en caso de que haya precipitación, será en forma de nieve y no de agua. Si llueve, el sistema no sirve, porque la mayoría de estas chaquetas no lleva membrana impermeable. Casi todas son repelentes al agua (tratamientos perlantes tipo DWR) pero ésto no se debe confundir con impermeable, puesto que no lo son, y si llueve os mojareis.

En el peor de los casos, si se moja mucho , será más fácil secarla durante la noche que cualquier otro tipo de prenda.

Por esto es por lo que se llaman de cuarta capa, porque se colocan por encima de la tercera capa a modo de protección térmica extra.

-¿En qué fijarse?
Dos cosas serían las fundamentales a la hora de elegir una de estas prendas, que tenga relleno sintético, y el peso y volumen (aspectos que suelen ir ligados)

Los rellenos más recomendables son el Primaloft, el Thermolite y el Thinsulate, todas fibras sintéticas térmicas de hilo hueco que retienen el calor y secan rápidamente. Son ligeras y comprimibles, y una vez "desempaquetadas" se expanden formando una estructura que atrapa el aire caliente. Existen otros tipos de fibra que también funcionan bien (normalmente fabricados por las propias casas), pero que suelen comprimir menos, o ser más pesados. En todo caso, tampoco son mala opción.

Tened en cuenta que a mayor calidad de relleno, más comprimibles y ligeras serán sin perder capacidad térmica. Claro, la parte mala ya la podeis imaginar: serán más caros.

La pluma, aunque sea más cálida y comprimible no es una buena opción si queremos darle uso alpino, porque se mojará, y mojada no nos servirá de mucho.

En cuanto a peso y volumen, lo consideramos un factor determinante, porque si la chaqueta ocupa y pesa, dificilmente vamos a cargar con ella en la mochila, y la habremos comprado para nada. La mayoría de ellas se comprime y se guarda en su propio bolsillo. No dudeis en probar como queda el tamaño plegado para ver si os cuadra ese espacio en la mochila. Tmpoco es mala idea comprobar si la chaqueta una vez plegada tiene algún bucle para pasarle un mosquetón, y poder llevarla colgada del arnés, si la queréis como prenda técnica de escalada.

Otros detalles importantes son que los puños y bajos sean ajustables, porque si no se pueden ceñir, el calor escapará sin remedio al moverse. La capucha es opcional, pero recomendable. Eso si, que sea amplia, porque llevará por debajo el casco y otra capucha más...Como en toda prenda alpina, la capucha que sea ergonómica y ajustable para que no dificulte la visión.

--------------------------------

Y dice la teoría que con el sistema de 3 capas, cuando nos sobra ropa por excesivo aislante, debemos quitarnos y guardar la 2º capa para recurrir de nuevo a ella en el descanso. Pero ya sabemos que en días con buenas condiciones climáticas la que sobra es la 3ª.
Se deben respetar el orden de las capas ya que de lo contrario las características técnicas de los tejidos pierden utilidad, así debemos evitar errores tan habituales como: vestir calcetines, camisetas ó calzoncillos de algodón debajo de tejidos transpirables (paravientos, e impermeables), llevar calcetines paravientos como 1º capa, vestir forros polares sin acabado paravientos como 3º capa, etc.

1 comentario:

Daniel Olmo dijo...

Jairo, excelente post, me lo he leido, releido y bookmarkeado.

Esta teoría de las 3 capas la vemos muy clara para "la parte de arriba". Te vas de tiendas y en general identificas muy bien cada capa; y eso que hay toneladas de productos...

Pero para la parte de abajo yo no me aclaro. De hecho me hace gracia que en las tiendas te lo explican al revés: si llueve o nieva necesitas un impermeable, y si hace mucho frío te pones una malla termica debajo... claro pero entonces que hago ¿me desnudo en medio del monte para ponerme la malla y luego el pantalón y luego el impermeable...?
Luego están los pantalones softshell con su variedad de tejidos hechos en la NASA. Parece que valdrían como "pantalón único" pero los tocas y yo, que soy friolero, tengo la sensación de que con eso me voy a pelar en cuanto salga del coche en la plataforma a las 08.00 un 6 de Enero.... (estrenando los reyes)

Bueno, si tienes tiempo y ganas, envíame algún consejo... Si no tendré que pasarme a la natación para no tener estos líos

Daniel
danielolmochica@gmail.com

Nota importante

Las descripciones de las rutas del blog, son totalmente subjetivas, basándose únicamente en las apreciaciones, percepciones y sensaciones del que suscribe, y analizando lugares, pasos, dureza, dificultad, etc. bajo su único punto de vista, que en ningún modo tiene por qué coincidir con el de otras personas.
Estas descripciones no pretenden ser en ningún momento una referencia plenamente fiable, sino una referencia meramente orientativa y no necesariamente válida.
Si decides realizar alguna ruta documentate además en libros y guías especializados sobre la zona en donde encontrarás una mayor y seguramente mejor información.
Son exclusiva responsabilidad de quien pudiese utilizar esta información los posibles percances que pudiera sufrir como consecuencia del desarrollo de una actividad basada en el uso de esta descripción.