Las Lagunillas

Las Lagunillas
Ruta: Navalperal de Tormes, Cuerda del Barquillo, Las Lagunillas

09 de Diciembre de 2012


Hacía mucho tiempo ya que quería acercarme a conocer Las Lagunillas, porque he estado por debajo, por encima, por los lados, pero nunca en ellas y me constaba que era una hoya muy bonita, así que hablando con el amigo Jose Clemen decidimos irnos a disfrutar y también a ir domando los pies con las botas rígidas.


Nos fuímos al aparcamiento de Navalperal de Tormes.


Dejamos el coche, cruzamos el puente sobre el Río Tormes y en la bifurcación, donde hay una fuente, cogimos el ramal derecho. Tras pasar unas majadas de cabras llegamos a otro cruce, volvemos a coger el ramal derecho, que nos baja hacia el Puente de las Ranas, el cual nos permite cruzar las aguas de la Garganta de Gredos en su última parte.

Mas adelante llegamos a otro cruce en una cuerva muy pronunciada, de frente va el camino que se dirige a la Laguna Grande o Cinco Lagunas, pero nosotros como queremos ir por la Cuerda de los Barquillos ignoramos este desvío y continuamos el camino que llevabamos y que gira bruscamente de derechas.


Continuamos este camino durante un buen rato hasta que a mano izquierda vemos un marcado senderito que está hitado, es por el que tenemos que continuar.


Ahora ya vamos por al cuerda a media altura y se nos van presentando las maravillosas vistas al grandioso Cabeza Nevada.



El camino en esta parte es muy evidente y tendremos que cruzar alguna portera.


A nuestra izquierda damos vista a la Garganta del Pinar y mas al fondo al valle de la Garganta de Gredos.


Cabeza Nevada.


El camino es cómodo por que va ganando altura poco a poco, lo malo es que vamos con las botas rígidas y aún no hay ni gota de nieve.


Según vamos avanzando vemos que va apareciendo a nuestra derecha una pradera interior, como si se dividiera la cuerda, es el Barquillo Bajero. La verdad es que es curioso. Nosotros pasamos por la loma de la izquierda.


Las vistas al Circo de Cinco Lagunas y de las Berzas es simplemente alucinante.



Los buitres nos sobrevuelan, se huelen algo...



Continuamos y llegamos ahora a otra pradera, la Bajera Mediana. Esta la cruzamos por medio y tras una pequeña subida llegamos al Refugio del Barquillo, el cual está en buen estado.


En el refugio nace otra pradera, el Barquillo Cimero, pero nosotros dejamos la pradera a la derecha y cogimos un senderito que pierde algo de altura en dirección a la Garganta del Pinar. También se podría subir hasta lo alto de la cuerda y continuar por ella hasta tomar el sendero que baja a las Lagunillas

Delante nuestro ya damos vista al Circo de las Lagunillas, aunque todavía queda un buen trecho.


El camino tiene unas vistas espectaculares, que lugar...


Se ve perfectamente el balconcillo donde están colgadas las Cinco Lagunas, protegidas por La Galana, Gutres y Doncella.


Y delante nuestra, marcando nuestro objetivo, el Risco de las Hoces.


A nuestra izquierda, al otro lado de la Garganta del Pinar me llama la atención la canal que sube a los picos del Novillero. (Ahora en febrero que estoy escribiendo esto puedo decir que se me antojó tanto que a primeros de 2013 me fui a subirla).


Detalle del Canchal de La Galana, La Galana con su muesca y debajo el Pico de la Doncella, donde Porras y yo pudimos estrenarnos abriendo "Como el Viento de Poniente" en su cara norte, la que se ve en la foto, la verdad es que es un picazo.


Panorámica del Circo de Cinco Lagunas desde la subida a Las Lagunillas.


Según subiamos una cabrita me regalo la que quizás sea la foto mas bonita que he hecho jamás.


Ya estamos en una pradera donde en tiempos pasados habría una laguna, nosotros subimos un poco mas.



Y ya, justo debajo del Risco de las Hoces vemos la laguna de Las Lagunillas.


Nos hemos merecido una paradita a comer y disfrutar un poco del hielo de la laguna.




Tras la parada para comer decidimos bajar a la Garganta del Pinar para regresar a los coches... los pies nos lo agradecieron, porque de toda la ruta solo pillamos nieve en la laguna.


Una vez en la Garganta del Pinar la cruzamos para bajar por su margen derecho y ya solo es seguir el camino, que está muy bien marcado.


Una mirada atrás-


Las cabras y los machos campan a sus anchas en esta preciosa garganta que tantas alegrías me ha dado y estoy seguro que me seguirá dando.




El camino nos llevará a un puente de hormigón, el cual cruzamos y mas adelante, después de pasar un bonito robledal, llegamos a la curva donde al comienzo de la ruta desechamos el camino por el que ahora aparecemos. Ya solo queda desandar nuestros pasos de esta mañana hasta los coches.

Y con mas ganas que otra cosa llegamos a los coches, pero no porque la ruta no merezca la pena, todo lo contrario, es una ruta preciosa, con unas vistas espectaculares y que muestra otra cara distinta de este precioso rincón de Gredos que es la Garganta del Pinar.

1 comentario:

Jose Clemente dijo...

bonita ruta...ahora recuerdo cuánto maldije las botas aquel día..jjeje
mereció la pena una vez llegamos a las Lagunillas ;)

Nota importante

Las descripciones de las rutas del blog, son totalmente subjetivas, basándose únicamente en las apreciaciones, percepciones y sensaciones del que suscribe, y analizando lugares, pasos, dureza, dificultad, etc. bajo su único punto de vista, que en ningún modo tiene por qué coincidir con el de otras personas.
Estas descripciones no pretenden ser en ningún momento una referencia plenamente fiable, sino una referencia meramente orientativa y no necesariamente válida.
Si decides realizar alguna ruta documentate además en libros y guías especializados sobre la zona en donde encontrarás una mayor y seguramente mejor información.
Son exclusiva responsabilidad de quien pudiese utilizar esta información los posibles percances que pudiera sufrir como consecuencia del desarrollo de una actividad basada en el uso de esta descripción.